Energías

21 de noviembre de 2012
Estoy es muy al voleo.

La relajación y la conexión con lo que nos rodea es principal, el ser consciente de tu entorno y de ti eso si que es fundamental. Conocerte, saber que sientes, si tus sentimientos son reales o no, lo sabes en tu interior, a pesar de que muchas veces te convences que estás en lo correcto, te puedes dar cuenta que en realidad hay algo más y su simpleza muchas veces confunde ya que es tan simple como el amor.


Hoy en día las energías están sumamente alteradas las vibraciones no son armoniosas hay corrupción, manipulación, guerra, muerte y dolor, hay maldad, hay mucha maldad pero aún así quedan en el silencio la pureza y la ciencia del ser mejor día a día, quienes no odian a sus enemigas y los abrazan y les dan amor. Es un paso sumamente difícil ya que las creencias se contraponen lo que siempre has vivido versus lo que siempre has sentido, ocultando esos sentimientos de la crueldad y por el miedo que hoy es partícipe en el control y manipulación de las sociedades. Cuesta, lo sé, cuesta sacarlo y decirle a quienes te rodean que los amas que los quieres, pero una primera pequeña acción es el paso para que todo fluya, ve donde tus padres, hermanos, amigos, pareja, hijos abrázalos y siente la conexión, el lazo que tienen poco a poco la barrera para poder decirles que los quieres se va, por que amas a quienes tienes contigo y ellos te aman porque somos todos uno.

Las vibraciones nos dicen mucho, la luz que nos rodea a cada uno también, es fácil sentir el nivel que tiene cada uno, pero es necesario trabajarlo constantemente y no olvidar jamás que estamos a las puertas de la liberación, un estado no te oprimirá, un sistema no te oprimirá tu eres libres y tu esencia es el amor, es un camino difícil pero te darás cuenta que lo necesitas porque formas parte de ese despertar.

Las palpitaciones y vibraciones de tu cuerpo te lo recuerdan, ellos bailan en conjunto y te dan el ritmo de tus pasos, siente el baile dentro tuyo y todo fluirá más fácil. Ama lo que te rodea, no te preocupes demasiado y enseña a quienes te rodean aquella palabra de amor y fraternidad, el corazón siempre está listo para amar.